Escultura Contemporánea: El proceso como creación.

El huerto, proceso y pensamiento sobre espacio productivo

Me encuentro elaborando la primera pieza, de una serie de tres. Con esta serie pretendo crear conciencia, crear debate sobre el hombre como ser creador. Un hombre consciente de sí mismo, de su naturaleza como ser vivo e inteligente, capaz de producir y sensibilizarse con su entorno.

El mundo contemporáneo evoluciona con tanta rapidez que a veces pienso que se olvida de la parte sensible y espiritual intrínseca al ser humano. El hombre como motor y dinamizador de cultura ofrece unas posibilidades sensibles infinitas, llenas de originalidad y profundidad.

Desde lo íntimo, como es el contacto directo con el cultivo y cuido de un huerto casero, desde lo local, pues la casa y concretamente aquí en Granada, tan vinculada a la vega, de la que tanto hablaba Lorca en sus versos, trabajar en lo creativo para desarrollar una percepción desde la producción artística. La escultura, la pintura… lejos del sentido decorativo, ¡ qué carajo…! tiene un carácter educador y transmisor de conocimiento sensitivo y emocional que da cuenta de la naturaleza social en la que se encuentra atrapada.

Cuidando el huerto, escultura contemporánea

Escultura basada en el proceso de crecimiento, desarrollo y muerte de nuestro huerto.

El arte trabajó con el Objeto y llegó con sus múltiples planteamientos, desde el cubismo, al suprematismo… a la conclusión entre otros, en la figura de Jorge Oteiza, escultor-filósofo-poeta Vasco, al despojo del mismo. Así en sus últimas Obras y simplificando mucho, las cajas; no es otra cosa que el objeto vacío. El constructivismo, el surrealismo, pretendían otra cosa, el despertar del hombre, un hombre nuevo. Educar con el arte al niño, formarlo en una nueva sensibilidad, capaz de fomentar la creatividad, con el conocimiento constructivista, darle las herramientas necesarias para construir sus propios procedimientos resolviendo por sí mismos situaciones problemáticas sociales y personales.

Hoy, con mi trabajo, nos planteamos esa problemática social, hacemos un arte social y participativo, donde dar voz a la sociedad a través del arte es un acto conciliador. Implicar al ciudadano, hacer un arte público real, donde el hombre y la mujer hagan urbe, hagan sociedad, se eduquen y se signifiquen en lo que quieren para sí y los suyos.

El huerto, nuestro huerto como proyecto artístico, nos habla de nosotros, un experimento sobre nuestra capacidad para crear y llevar a buen término esa mini-naturaleza como símbolo expositivo y espacio natural, del que todo hombre si se lo propone es competente. Con este proyecto, pretendo por su carácter procesual, del cual gozo y disfruto como un niño, evidenciar el tiempo, pues en este acto se requiere de cierta paciencia y constancia que sin duda tiene su periodo. Es por ello que se presentan en tres piezas, que se irán conformando con el crecimiento, desarrollo y muerte del huerto. Con la fotografía como testigo y representación. La servilleta de papel, humilde, sencilla y frágil, como soporte fotográfico. La chapa forjada y soldada, dura, consistente e industrial, como espacio y soporte a su vez de esas servilletas intervenidas. Por un lado tenemos esa creación con la naturaleza, en un espacio reducido pero natural. Por otro lado tenemos la creación con elementos industriales, modernos, que con la manipulación sensible, produce un resultado estético y un espacio para la percepción y conocimiento sensitivo del producto. Poner en contacto y en valor estas dos formas de creación, es una manera de conciliar el mundo moderno con el natural. Cómo uno no tiene, ni debe excluir al otro, todo lo contrario, la convivencia de ambos es posible y necesaria. De la mano, la una con la otra y la otra con la una, el hombre evoluciona y puede desarrollarse como individuo y como sociedad.

Cuidando el huerto, escultura contemporánea

Escultura basada en el proceso de crecimiento, desarrollo y muerte de nuestro huerto.

Las piezas que resulten las considero necesarias, sin duda testigos, soporte y espacio para lo acontecido. El trabajo con las manos, tanto en el huerto como en las esculturas, me sensibilizan y me acercan al conocimiento de lo que busco. Y ésto sí o sí, se refleja de manera palpable en el resultado, por consiguiente en la percepción del espectador al contemplar la obra.

Las piezas no son meros objetos, trascienden como otra cosa. Nos cuentan algo que no sólo está en el espacio representado, también fuera de él. Las fotografías nos aluden a momentos anteriores a la formación de la pieza, nos evocan naturaleza; siembra, cuido, fruto, recolección, agotamiento y muerte… creación. No todo está en el espacio conformado por las piezas, sin embargo ese espacio, esas piezas es lo que nos queda, lo que nos muestra lo ocurrido anteriormente. El echo de modelar las chapas, atiende a la ruptura de la creación industrial, fría y sin vida, para desarrollar a partir de ellas, una nueva vida que sin duda tiene que ver con la vida de las plantas, con su movimiento en el sentido vital. Dar a la chapa industrial la oportunidad de ser soporte, universo, significarse con otra percepción  capaz de servir de conocimiento sensible al espectador.

Las esculturas incomodan pues no responden a objetos decorativos donde hallar un disfrute puramente estético. Son espacio para la contemplación y el pensamiento, donde el espectador debe participar de y con la pieza, buscar en la percepción su significado, un lugar para el conocimiento sobre sí y sobre la sociedad en la que vive. Un universo de interrogantes donde cada uno ha de encontrar la llave que abra su puerta.

About A. Moreno

Hoy se encuentra trabajando en un proyecto artístico con marcado compromiso social. La obra de Augusto deja de hablar sobre sí misma para dar voz a la sociedad, es ésta quien se apodera del objeto artístico. En palabras del artista; “Yo trabajo con el espacio y la estética que considero más acertada en cada caso, los conceptos que el público escribe o dibuja en las servilletas. No altero, ni gestualidad ni contenidos.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *